Pajaripalabras

Cuando las palabras aprietan en la garganta

abrir la boca es más fácil que aguantarlas adentro.

Entonces explotan como aves desbandadas

que vuelan hasta la cueva del tiempo

y regresan cargando una ramita cada una

para que los sueños del futuro hagan nido.

A veces las pajaripalabras se vuelven agua

y llueven sobre la grama

y la tierra seca

después brotan como lirios

y cantan al sol mañanero

su canción de un sólo día

            — hay que oírlas.

Hoy las palabras se desparraman de un vaso lleno

que sigue de prisa sin preocuparle el derrame

y que traza un camino mojado

sobre una tarde seca.

Parece que nadie las oye.

Pero el aire las levanta

y vuelven a revolotear con fuerza en el viento.

Así son las palabras aladas de mi madre.

–RGR    02/29/2008

Back to Multiversos